"La lluvia del Señor"

Posted by Blog del Pastor Edison Bernal | Posted in | Posted on 9:12:00 a. m.

0

 Creo es muy importante comprender este tema para entender lo que Dios está haciendo hoy con Su Iglesia y con Sus ministros en todo el mundo.

Santiago 5:7 "Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía".

Nosotros necesitamos comprender un poco de la historia de Israel para que sepamos exactamente lo que significa la lluvia temprana y la tardía.

Los agricultores en Israel esperan ciertas estaciones de tiempos en las cuales hay lluvias, ellos esperan una primera lluvia que es llamada la "lluvia temprana", que es aquella lluvia que va a ser que la tierra se ponga suave para la siembra, pero cuando ya han hecho la siembra, después de un tiempo y antes de cosechar, él espera un segundo período de lluvia al cual llaman la "lluvia tardía" que es una fuertísima y abundante lluvia que hace que lo sembrado produzca FRUTO en gran manera y esté listo para ser cosechado.

La lluvia temprana era antes de sembrar y la lluvia tardía era antes de cosechar; así la lluvia temprana era la lluvia de otoño en Israel, la lluvia que cae en Palestina desde fines de octubre aproximadamente hasta comienzos de diciembre, esto era en el tiempo de siembra y era una lluvia fuerte.

La lluvia tardía era una lluvia de primavera que hace que brote hasta la madurez o hasta su último crecimiento la cosecha o los frutos, ambas son lluvias abundantes, aunque la lluvia tardía es una lluvia mucho mayor.

Ahora bien, Dios sacó a Israel de Egipto; la tierra de Egipto era una tierra llana, era una tierra donde no había lluvia. Cuando Israel estaba en Egipto gran parte de su labor era sacar agua del río Nilo, cuando el Nilo crecía las aguas se desbordaban, ellos con mucho trabajo y esfuerzo canalizaban esa agua, metiéndose en el lodo y trabajando duro para canalizar esa agua a los sembríos de Egipto.

Cuando Dios saca a Israel les dice: "Los voy a llevar a buena tierra donde Yo voy a enviar la lluvia". Israel había crecido en Egipto, no sabían lo que era una tierra donde llovía, ellos no conocían lo que era una lluvia en abundancia.

Palestina tampoco era un lugar donde era muy común la lluvia, ellos tenían que creer en Dios por la lluvia.

Deuteronomio 11:13-16 "Si obedeciereis cuidadosamente a mis mandamientos que yo os prescribo hoy, amando a Jehová vuestro Dios, y sirviéndole con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma, YO DARE LA LLUVIA DE VUESTRA TIERRA A SU TIEMPO, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite. Daré también hierba en tu campo para tus ganados; y comerás, y te saciarás. Guardaos, pues, que vuestro corazón no se infatúe, y os apartéis y sirváis a dioses ajenos, y os inclinéis a ellos".

Israel vivía en medio de una tierra en donde los habitantes oraban a dioses paganos para que lloviese, pero Dios les estaba diciendo: "Si Ustedes me obedecen a mi, yo voy a enviar la lluvia para que cuando antes de que siembren la tierra se suavice y también voy a enviar la lluvia para cuando sea la cosecha".

La lluvia la temprana era fuerte y mucho más lo era la lluvia tardía. Ellos tenían que depender de Dios, porque Dios era quien enviaba la lluvia.

El Antiguo Testamento es Sombra y tipo del Nuevo Testamento.

Deuteronomio 11:17-21 "Y se encienda el furor de Jehová sobre vosotros, y cierre los cielos, y no haya lluvia, ni la tierra de su fruto, y perezcáis pronto de la buena tierra que os da Jehová. Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos, y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellos cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas; para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra".

Para que sean días de los cielos sobre la tierra, es necesario que Dios envíe su lluvia. Dios nos dice que cuando envíe su lluvia habrá abundancia.

El Nuevo Pacto que tenemos en Cristo Jesús es un mejor pacto que el antiguo, porque está establecido sobre mejores promesas. (Hebreos 8:6)

¡Tú puedes pedirle a Dios por LLUVIA, la lluvia del ESPIRITU SANTO!.
Mateo 5:45 "Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que HACE LLOVER sobre justos e injustos".

Hechos 14:14-17 "Cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas, y se lanzaron entre la multitud, dando voces y diciendo: Varones, ¿por qué hacéis esto? Nosotros también somos hombres semejantes a vosotros, que os anunciamos que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay. En las edades pasadas él ha dejado a todas las gentes andar en sus propios caminos; si bien no se dejó a sí mismo sin testimonio, haciendo bien, DANDONOS LLUVIAS del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento y de alegría nuestros corazones".

¡Cada vez que Dios envía su lluvia hay tiempos fructíferos, él hace el bien y además llena de sustento y de alegría a nuestros corazones!.

En cuanto al tiempo oportuno de la lluvia, la cantidad de distribución de la lluvia era incierta, ellos tenían que creer en Dios para que en el tiempo correcto lloviera y así no se pierdiera la cosecha, ellos tenían que creer en Dios por la caída de la lluvia.

Cuando ellos sabían que el tiempo de la cosecha se acercaba entonces empezaban a creer y pedir por la lluvia tardía.

La Biblia nos dice "Pedid por lluvia en el tiempo de la lluvia".

Zacarías 10:1 "Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierba verde en el campo a cada uno".

La lluvia normalmente es un símbolo de abundancia en la Biblia.

Proverbios 16:15 "En la alegría del rostro del rey está la vida, y su benevolencia es como nube de lluvia tardía".

La lluvia tardía está relacionada con la benevolencia del Señor, con su bien, como en Hechos 14:17.

Hechos 14:17 "Haciendo bien dándonos lluvias de los cielos y tiempos fructíferos".

Dios está diciendo en la Biblia que los tiempos fructíferos son los tiempos en que Dios derrama el Espíritu Santo, tiempos de crecimiento, de madurez, de ampliación, de progreso, de desarrollo, de cambio.

Cada vez que la Biblia habla de la lluvia tardía, siempre nos está hablando del tiempo benevolencia y de abundancia.

Jesús dijo: "Todo el que tenga sed venga a mí y beba". La Biblia nos está diciendo claramente que en el tiempo de la lluvia tardía es el momento para beber y el tiempo para embriagarse del Espíritu Santo.

¡ABRE TU BOCA EN EL TIEMPO DE LA LLUVIA!.

Hoy en día existen muchas personas que solamente están esperando la lluvia pero no abren sus bocas para recibirla, NO ABREN SUS BOCAS PARA ALABAR, PARA REIR, PARA ORAR EN OTRA LENGUAS, PARA ADORAR y de esa forma cosechar el precioso fruto de la tierra.

Únicamente usan las palmas pero no abren sus bocas.

Jeremías 5:24 "Y no dijeron en su corazón: Temamos ahora a Jehová Dios nuestro, que da lluvia temprana y tardía en su tiempo, y nos guarda los tiempos establecidos de la siega".

Dios ha prometido la lluvia temprana y la lluvia tardía, la temprana es antes de la siembra y la tardía es antes de la gran cosecha.

La Biblia nos habla que en la tierra habrá una gran cosecha de muchísima gente; la Biblia llama al mundo "el Precioso Fruto de la Tierra".

Santiago 5:7 "Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía".

Hay un tiempo para sembrar y hay un tiempo para cosechar.

Jeremías 3:3 "Por esta causa las aguas han sido detenidas, y faltó la lluvia tardía; y has tenido frente de ramera, y no quisiste tener vergüenza".

Cuando Israel obedecía a Dios, El enviaba la lluvia a su tiempo; pero cuando desobedecían, no lo hacía..

Dios nos está diciendo a cada uno de nosotros "Cédete a mi Espíritu", por ello es que existen iglesias llenas del Espíritu Santo (no sólo creen en la llenura pero lo son ahora) y son de grande bendición para su nación, porque se ceden a El.

La Voluntad de Dios es que estemos llenos de su Espíritu, al principio será una experiencia para nosotros, pero Dios quiere que sea un estilo de vida, Su voluntad es que seamos continuamente llenos del Espíritu Santo.(Efesios 5:18)

Cuando uno está lleno de licor, el licor literalmente lo afecta, de tal manera que no se preocupa del qué dirán, está borracho; igualmente cuando uno está lleno del Espíritu Santo es afectado, no controlado pero sí afectado, de tal manera que no le importa lo que la gente dice, él es un hombre osado y una mujer osada, que hacen lo que Dios le dice para hacer "ponen las manos sobre los enfermos, abren sus bocas y son testigos de Jesucristo al mundo".

Dios quiere que propaguemos el avivamiento por todas las naciones.

¡LA LLUVIA HACE QUE LOS DIAS DE LA TIERRA SE CONVIERTAN EN DIAS DE LOS CIELOS!.

Oseas 6:3 "Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra".

La lluvia de Dios hace que la tierra sea llena del conocimiento de Su Gloria y esto a la vez hace que la iglesia crezca, madure, se desarrolle, progrese y tenga más. Cuando Dios visita la tierra, llena y satura a Su Pueblo.

¡LA LLUVIA TEMPRANA Y LA LLUVIA TARDIA ES DIOS MISMO!.

Cuando la Biblia nos habla de la lluvia temprana y la lluvia tardía está hablando de Dios lloviendo sobre nosotros, la unción de Dios viniendo sobre nosotros para sanarnos, prosperarnos y bendecirnos; la unción de Dios para actuar en poder, para que vayamos a hacer la obra de Jesucristo sin temor, ni vergüenza.

¡DIOS VINIENDO SOBRE EL HOMBRE ES QUE PUEDE CAMBIAR AL HOMBRE Y CAMBIAR SUS CIRCUNSTANCIAS ALREDEDOR DE EL!.

Hoy en día la LLUVIA DE DIOS está cayendo sobre todas las naciones.

No Ha habido un lugar en donde yo no haya ido, en donde no se halla manifestado el derramar de la LLUVIA DEL ESPIRITU SANTO. He ido a varios países, Suramérica y puedo decirles que he visto el derramar del Espíritu Santo y que cada vez se está poniendo más fuerte.¡Dios está cambiando a Su iglesia, Dios está cambiando a Su gente, Dios está cambiándonos a nosotros de gloria en gloria!

Comments Posted (0)

Publicar un comentario en la entrada